comoyomimeconmigo

Madres.

Hoy haciendo limpia en el móvil, he encontrado la aplicación de Tumblr, he tenido que cambiar contraseña porque no la recordaba del tiempo que hace que no pasaba por allí.

Y cómo las cosas que no tienen demasiado sentido, como dijo aquel genio, me he puesto a repasar el contenido de mi cuenta. Prácticamente todos los post eróticos, y todos marcados porque ya no se permite el contenido para adultos en tumblr… qué cosas… y de repente… texto. Un texto dedicado a las madres, a la mía en particular, un texto que escribí con 34 años, cuando maduré de golpe… me ha emocionado encontrarlo, y por eso mismo me atrevo a compartirlo con vosotros. Esperando que os guste.

_._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._._.

“Nosotros.

Cuando somos hijos SIEMPRE somos egoístas. Desde pequeños queremos descubrir el mundo, que no nos paren, que no nos aten, que nos dejen en paz en la aventura que es descubrir el mundo, crecer y comértelo… Hasta que algo se tuerce y entonces SIEMPRE volvemos a los brazos de nuestra madre, para que nos cure con mimos, Dalsy y tiritas, para que nos consuele con abrazos, la pelea del colegio, o el suspenso en el examen, para que nos de la paga por adelantado porque somos unos horribles gestores financieros a los 16, para que nos prepare tuppers y nos planche cuando nos emancipamos, para que cuide a nuestros hijos cuando nosotros somos las personas más ocupadas del planeta y seguimos teniendo problemas con la gestión económica… Ahí sí, pero no dejaremos que nos sermonee, que nos diga lo que cree que deberíamos hacer, bueno si dejamos pero hay veces que cuando nos habla entran sus palabras por un lado y salen por otro… En el supuesto de que hayan llegado ni siquiera a entrar. Todos como hijos en determinados momentos de nuestra vida reconozcamos que hemos sido un poco tiranos, por supuesto sin intención de serlo.

Ellas.

Madres, esas increíbles personas que siempre se olvidan de ellas por tenernos en mente a nosotros. Las que te dejan libertad para equivocarte y cuando tu vida se derrumba, aparecen sin necesidad de capa para volar pero con el súper poder de salvarte, porque lo que te duele les duele y tal vez incluso más que a ti mismo y harán todo lo que tengan en su mano y lo que no también, por ayudarte, aunque a veces no sepan bien cómo, da igual… Simplemente pensar que está ahí la primera para lo que sea, hace que el motivo de su rescate duela menos. Ella es grande, ella es única, ella está ahí contigo porque te quiere más que a su vida incluso, y eso es muy fuerte, muy grande, y un regalo increíble que te hacen desde que naces. Valóralo y cuídala.

Mi vida.

Yo a mi madre la he querido, la he necesitado, no la he entendido, a veces incluso la he ignorado, he pensado que nunca tendríamos una relación como la que otras personas sí tenían con su madre. Pero la adolescencia y juventud es ese punto de egoísmo extremo en el que los hijos no dejamos de joderla.

Hasta hace un año pensaba que tenía la vida perfecta, la familia perfecta, el marido perfecto y no valoraba tal vez el apoyo de mi madre, de mis padres. Hoy tengo 34 años, y estoy sola, me caí del cuento, cerraron por falta de liquidez, vacaciones, aburrimiento o seguramente por cese de negocio. Y desapareció esa vida perfecta, con esa persona perfecta y me encontré perdida en un mal libro de terror, en el que el argumento te da más miedo que los hechos en sí.

Ella ha vuelto a mi vida de otro modo. Siempre estuvo nunca se fue, pero mi egoísmo me hizo dejarle un papel de actriz secundaria en la historia de mi vida, que no era nada justo.

La estrella.

Hoy recupera el papel de protagonista, ella es la estrella invitada a pasear por mi vida cuando quiera. La necesito a mi lado, la quiero, mi madre es mía, y ahí vuelve de nuevo un poco el egoísmo y porque desde luego tengo claro que el papel de protagonista es el que se merece más que nadie.

Necesito que sea feliz y en la medida de lo posible y en lo que pueda tener relación conmigo necesito que me vea bien porque sé que eso es lo que le hace feliz, quiero que vea que avanzo, que soy fuerte, que supero las adversidades y que todo aunque de manera totalmente inversa a lo de antes, vuelve a la normalidad. Que me ilusiono con cosas, con personas, que estoy luchando por ser una persona mejor, que valoro su ayuda y que puede estar tranquila porque estoy viva y vivo, y quiero compartirlo con ella. Que vea que hizo un buen trabajo y que ahora, en este momento a pesar de algún tropezón y de alguna pena que aun no he sacado de mi, TODO está bien. ¿Hay algo más puro y más fuerte que no necesitar más que el bienestar de otro para ser feliz? Si lo hay yo no lo conozco.

Declaración de intenciones.

Hoy me declaro abstemia de egoísmo, relativo claro… Si mi madre me manda un tupper de costillas con patatas y cosas así no voy a decirle que no, ¿estamos locos?

Pero quiero cuidar de ella, quiero que sepa que valoro muchísimo su sacrificio, que lo veo, que ahora ya sí, soy consciente de todo lo que hace por mi. Decirle que puede contar conmigo, que quiero que cuente conmigo igual que yo, por fin, cuento con ella, porque ahora sí, me apetece y necesito escuchar su opinión y contarle esta nueva vida que ha surgido de la nada y que poquito a poco voy labrándome, quiero se sea participe, y quiero verla, y tenerla y aunque no hagamos nada, sentirla dentro de mi vida, formando parte de mis sonrisas y de mis experiencias.

Tengo suerte de contar con el apoyo incondicional que me brinda. Tengo suerte de tener madre. Soy afortunada de sentir por ella las cosas tan bonitas que siento y que antes no me paraba a pensarlas ni a saborearlas porque simplemente estaba a otras cosas. Probablemente no sea la mejor hija del mundo, probablemente ella no sea la mejor madre tampoco, pero en mi mundo solo es ella y jamás la cambiaría por nadie.

No hace falta que diga que la quiero, ¿verdad?

Posdata.

Nunca se dicen demasiados “te quieros”, se dan demasiados “besos” ni se disfrutan demasiados “abrazos”.

Comoyomimeconmigo 😉

Un comentario sobre “Madres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s